La Ruta Normal: Arriba: 5,000

Segunda parte del informe sobre las rutas del Aconcagua. De la Plaza de Mulas a Nido de Cóndores.


.
En la continuidad del acceso a la cumbre por la ruta más conocida, considerada «normal», desde el campamento base de Plaza de Mulas (4.300 m) se toma un camino bien marcado que describe los zig-zags en una pendiente pronunciada a un paso estrecho entre Bandas de rock conocidas como El Semáforo (4550 m).

Luego llegamos a otra roca aislada en medio de un acarreo monótono, las «piedras Conway» (4.750 m).
Continúe el ascenso a una diagonal ascendente hacia la izquierda y luego salga en zigzag a la izquierda del pináculo rocoso que forma el portezuelo de Plaza Canadá, a 5.050 metros. Desde Mulas el trayecto dura entre 3 y 4 horas.

Desde este lugar (campo 1) hasta Nido de Cóndores (campo 2, a 5,500 m), es posible cubrir el gradiente de 500 metros en 4 a 5 horas. Una diagonal ascendente conduce a una roca prominente en medio del acarreo, llamada la piedra 5,000. Desde aquí, los zig-zags se siguen para llegar a un punto de referencia, Cambio de pendiente (5.300 m), lugar adecuado para acampar con la opción de establecer solo dos campos: Cambio de pendiente y Berlín.

Desde aquí hay dos posibilidades: los zig-zags que suben hacia las laderas del norte en dirección al Great Carry, para luego partir en red cruzando a Nido; o el directo que asciende por el centro del circo formado por el Gran Acarreo con el cerro Manso, siempre que esta ruta esté libre de penitentes.

Así es como se llega a Nido de Cóndores, formado por rocas impactantes en forma de picos convertidos, las mismas rocas que en una tarde de verano en 1897 Fitz Gerald y su gente encontraron y sirvieron de refugio natural contra las fuertes ráfagas de el oeste.

Nido es un verdadero mirador, al este los valles centrales Los Patos y Barreal; al norte los impresionantes montículos de Cord de la Ramada, dominados por el Mercedario (6.770 m); Detrás de la colina, el Volcán del valle del cuerno, las desoladas tierras de Güssfeldt; Al oeste, la Catedral, el cordón y el valle de Chile; y al sur el increíble espectáculo de la inmensidad: la Gran Autopista y las cumbres norte y sur del Aconcagua.

Fuente: Aconcagua: la cima de América. Mauricio Fernández. Ediciones Cumbre

Reader Interactions

Write us by whatsapp
Send via WhatsApp