Cómo dar primeros auxilios

Cuando a una altura elevada donde es difícil llegar a la atención profesional, es importante recibir capacitación en primeros auxilios básicos. Junto con un buen botiquín de primeros auxilios, esta sección lo ayudará a prepararse para la mayoría de las emergencias.

Resucitación boca a boca

La respiración puede ser detenida por muchas condiciones, especialmente un ataque al corazón, ahogamiento, descargas eléctricas y asfixia. Puede ser difícil de diagnosticar con certeza, pero los signos reveladores son un tinte azul grisáceo en la piel, especialmente en la cara, y no hay movimientos de tórax «suben y bajan» Si la respiración de una persona se ha detenido, se necesita reanimación boca a boca. El método tiene diferentes tipos para diferentes situaciones, como se muestra a continuación:

Adultos

Boca a boca

Abra la boca y, si es necesario, retire y bloquee cuidadosamente las vías respiratorias con un dedo.
Con dos dedos debajo de la barbilla y la mano en la frente, incline la cabeza de la persona hacia atrás.
Mantenga sus fosas nasales cerradas, respire y coloque su boca sobre la de ellos.
Espira hasta que su pecho se levante.
Retire su boca para permitir que el pecho caiga.
Dar 10 respiraciones y luego comprobar si hay un pulso. Si no hay pulso, aplique RCP.
Continuar el método a 10 respiraciones por minuto.

Boca a nariz

Este método se puede utilizar cuando es difícil respirar por la boca.

Utilice los pasos 1-2 desde arriba.
Mantenga la boca de la persona cerrada, respire profundamente y coloque su boca alrededor de la nariz de la persona.
Respire por la nariz con bastante fuerza hasta que el pecho se levante.
Retire la mano y la boca para permitir que el aire se escape.
Continuar a 10 respiraciones por minuto.

Niños

Boca a boca y nariz para un bebé (menos de 1 año)

Abra la boca y elimine suavemente cualquier obstrucción con un dedo.
Coloque su boca alrededor de la nariz y la boca del bebé.
Sople suavemente el aire en los pulmones del bebé mientras observa su pecho.
Tan pronto como el cofre se levante, deténgase y deje que el aire escape.
Repita para dar una respiración cada 3 segundos.
Después de 20 respiraciones comprobar el pulso.
Si el ritmo cardíaco es inferior a 60 lpm, comience la RCP y, si está por encima, continúe la ventilación hasta que llegue la ayuda.

Boca a boca para un niño (mayor de 1 año de edad)

Utilice los pasos uno 1-2 de boca a boca para adultos.
Sopla suavemente en sus pulmones hasta que veas subir su pecho.
Detente, y deja que el aire escape.
Repita para dar una respiración cada 3 segundos.
Después de 20 respiraciones comprobar el pulso.
Si está ausente, comience la RCP, y si está presente continúe boca a boca hasta que llegue la ayuda.

Reanimación cardiopulmonar

Cuando el corazón se detiene, a menudo se puede hacer que comience de nuevo con RCP. Esto implica una serie de compresiones torácicas junto con las técnicas de ventilación descritas anteriormente.

Adultos

Dar dos respiraciones como se describe anteriormente.
Coloque el talón de su mano ligeramente por encima de donde se encuentran el esternón y las costillas.
Entrelaza tus dedos con la otra mano.
Mantenga los brazos rectos y presione hacia abajo firmemente, luego suelte pero manteniendo las manos en la misma posición.
Repita 15 veces.

Niños

Bebé (menor de 1 año de edad)

Asegúrese de que el bebé esté en una superficie firme.
Coloque dos dedos ligeramente debajo de la línea del pezón en el centro del pecho.
Presione y suelte 5 veces, a una velocidad de dos por segundo.
Continúe boca a boca por una respiración como se describe anteriormente.
Repita los pasos 3-4 hasta que llegue la ayuda.
Si aparece un pulso y está por encima de 60 lpm, detenga las compresiones torácicas pero continúe con la ventilación.

Niño (más de 1 año)

Coloque una mano ligeramente por encima de donde se encuentran el esternón y las costillas.
Usa el talón de tu mano para presionar firmemente y soltar.
Repita 5 veces a una velocidad de 2 por segundo.
Sople aire en los pulmones una vez, como se describió anteriormente.
Repita los pasos 3-4 hasta que llegue la ayuda.
Si hay un pulso, detenga las compresiones pero continúe con la ventilación.

Sangrado severo

La sangre puede perderse muy rápidamente en una arteria cortada, entre otras cosas porque está altamente presurizada. La pérdida extensa de sangre puede provocar fácilmente shock, pérdida del conocimiento o la muerte. Se considera que esto es algo más que un litro en un adulto y un tercio de litro para un niño. Si la lesión está en una extremidad, trátela de la siguiente manera:
Acueste a la persona e intente elevar la parte lesionada, lo que reducirá el flujo de sangre al área y ralentizará la pérdida de sangre.
Use un apósito limpio o, si no está disponible, una prenda de ropa limpia, mantenga una presión firme sobre la herida.
Si la herida tiene vidrio o piedras pequeñas, solo aplique presión en el lado de la herida hasta que se haya retirado.
Con un vendaje limpio sobre la herida, aplique firmemente una venda en todo el brazo. Si un vendaje no está disponible de inmediato, una bufanda puede
ser utilizado como sustituto hasta que se pueda encontrar uno.
Si la unión se empapa de sangre, no la retire. En su lugar, continúe presionando durante otros 10 minutos.
Desciende y busca ayuda médica si el sangrado no se detiene.

Lesiones en la cabeza

Una lesión en la cabeza no siempre es obvia. A veces no hay herida, por lo que debe buscar otros signos, aunque puede haber una lesión grave en la cabeza sin ningún signo. Las señales pueden incluir:
Sangre o cualquier líquido que se filtre del oído.
Inconsciencia
Mareo
Náusea
Dolor de cabeza

Para tratar, siga las instrucciones a continuación:

En el caso de una herida, intente volver a colocar los colgajos de piel en su lugar. Con un apósito limpio, presione firmemente la herida. Enrolle el apósito con un vendaje. Si la persona está consciente, acuéstela, levante la cabeza y los hombros. Si tienen una fuga de líquido de una oreja, asegure un apósito sobre ella e incline la cabeza de la persona para permitir el drenaje libre. Si la condición empeora, entonces descienda y busque ayuda médica.

Lesiones en el pecho

Inmediatamente cubra la herida con una palma. Coloque un apósito limpio sobre la herida, luego cúbrala con una bolsa de plástico o papel de aluminio limpio. Envuelva esto con un vendaje o similar para formar un sello hermético. Descienda inmediatamente. La respiración es mucho más compleja en altura y con una herida punzante podría empeorar.

Sangrado interno

El sangrado interno es el resultado de la ruptura de los vasos sanguíneos que permiten que la sangre se escape a las cavidades dentro del cuerpo. Puede ser causada por una fractura o un esguince, o un golpe en el cuerpo que es lo suficientemente fuerte como para romper un vaso sanguíneo pero no la piel. También puede ser causado por una lesión en el pecho o el abdomen. Estos son muy probables al escalar, así que debes estar atento a las señales:

Dolor en la zonaCriel, piel pegajosaFaintingLoss of color
Náusea
Mareo
Pupilas dilatadas
Estar sin aliento
Un pulso irregular
Hinchazón o moretones en el sitio

Dislocación

Una dislocación es cuando uno o más huesos en una articulación, más comúnmente el hombro, el dedo, el pulgar o la mandíbula se retiran de su cavidad. Esto es reconocible por:
Hinchazón
Fuera de lugar huesos
Dolor y ternura
Cambio en el color de la piel.

Para tratar, sigue estas instrucciones:

Aplique una férula en la articulación para evitar el movimiento (ver más abajo)
Mantener la articulación elevada

Antebrazo roto

Si la persona puede sostener el brazo sobre su pecho, aplique una férula y ayude a colocarlo con un cabestrillo ancho. Los dedos de la persona deben colocarse sobre su codo.
Si el brazo no se puede doblar, fíjelo en la posición recta y luego asegúrelo a un lado del cuerpo.
Desciende y busca ayuda médica.

Fracturas

Una fractura es un hueso roto o agrietado. Hay dos tipos de fractura; Simple y compuesto. Una fractura simple no perfora la piel, pero si no se trata, puede convertirse en una fractura compuesta. Aquí es donde el hueso perfora la piel y causa sangrado grave. Aparte de este signo obvio, otros incluyen:
Dolor y ternura
Dificultad para moverse
Respiración dificultosa
SwellingBruising
Cambio en el color de la piel.

Para tratar, ver más abajo:

Tenga cuidado de cualquier sangrado.
Cubrir ligeramente una herida abierta con un apósito limpio.
Asegure la extremidad lesionada a una parte sólida del cuerpo. Los brazos fracturados siempre deben estar apoyados por el cuerpo con un cabestrillo, generalmente hecho con un vendaje triangular.
Esté atento a los signos de shock.
Mantenga a la persona caliente.
Aplicar una férula (ver abajo).

El Splinff

Una férula es un método para mantener al mínimo el movimiento en un hueso fracturado. Son fáciles de ajustar, solo sigue estas pautas:
Examine la sospecha de fractura para determinar si es simple o compuesta.
Compruebe la circulación por encima y por debajo de la fractura, y el movimiento de los dedos / dedos de los pies, si corresponde.
Quítese cualquier joya que lo comprime (relojes, pulseras, anillos).
Controle el sangrado aplicando un apósito si es necesario.
Administrar medicamentos para el dolor si es necesario.
Aplique la férula por encima y por debajo de la lesión.
Si es posible, prepare la férula en una parte del cuerpo no lesionada y luego transfiérala al área lesionada. Esto minimiza el movimiento potencialmente dañino de la parte lesionada y minimiza el dolor asociado con la férula.
Las férulas se pueden crear a partir de palos, cartón, almohadillas de espuma, bastones de esquí, bastones de carpa u otros objetos similares.
Sujete usando cinturones, vendas triangulares, cinta adhesiva, mangas de camisa y mantas. Las eslingas se pueden hacer a partir de vendajes triangulares, hojas y cuerdas.
Al aplicar la férula, asegúrese de no interferir con la circulación.
Si la fractura es simple y no hay signos de disminución de la circulación, es recomendable aplicar compresas de hielo / nieve en el área inflamada, pero asegúrese de no aplicar hielo directamente sobre la piel.
Después de aplicar la férula, revise la extremidad cada 15 minutos para asegurarse de que la inflamación en el interior de la férula no haya cortado la circulación. Es especialmente importante recordar esto en climas fríos, donde el entumecimiento puede ser un factor confuso.
Eleve la parte lesionada para minimizar la hinchazón.
Dependiendo del hueso afectado, descienda y busque ayuda médica. p.ej. Puede ser posible continuar con un dedo fracturado, pero no una pierna fracturada.

Insista en que todas las víctimas busquen una evaluación médica cuando regresen a casa, para asegurarse de que todos los huesos estén correctamente alineados y que no se necesite más intervención.

Intenta evitar:

Moviendo a la persona. El movimiento puede mover más los huesos rotos, lo que puede dañar los órganos internos. / Aplicar presión a una fractura compuesta para detener el sangrado: puede causar un dolor extremo y puede mover los huesos.

Reader Interactions

Write us by whatsapp
Send via WhatsApp